Fundación Electra

“La construcción supranacional del Derecho del Trabajo” – nuevo monográfico Núm.
10, de la Revista Trabajo y Derecho, coordinado por el Prof. Wilfredo. Sanguineti
Raymond. Noviembre 2019

Del Blog del Prof. Sanguineti:
Desde el lanzamiento en 2011 de los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos de
las Naciones Unidas vienen poniéndose en marcha una serie de iniciativas, tanto a nivel internacional
como de diversos Estados, dirigidas a favorecer, en unos casos, y a exigir, en otros, a las empresas
multinacionales la puesta en marcha de procesos de control de las condiciones con arreglo a las cuales
se presta el trabajo en sus cadenas mundiales de producción.
El último número número monográfico de Trabajo y Derecho, titulado “La construcción supranacional
del Derecho del Trabajo”, cuya coordinación corrió a mi cargo, busca dar cuenta de este proceso y de la

manera cómo, a través de él, empieza a emerger una nueva manera de concebir la tutela de los
derechos sociales en el espacio global, que coloca en el centro de su esfera de actuación a las propias
multinacionales y el poder de estas sobre sus cadenas mundiales de producción, pero que trata a la vez
dotar de consistencia a sus manifestaciones y convertir en exigible su ejercicio mediante su interacción
con fórmulas de públicas de intervención y mecanismos de diálogo, participación y acuerdo con las
instancias representativas de los trabajadores en ellos implicados.
El tiempo dirá si este novedoso modelo de regulación, caracterizado por la concurrencia de múltiples
actores, ámbitos y fórmulas de regulación, cuya fuerza no radica en la capacidad reguladora de cada uno
sino en el resultado que se consigue a través de la interacción y las sinergias de todos ellos, estará en
condiciones de constituir una base sólida para la construcción de un Derecho Transnacional del Trabajo
de base híbrida y regulación multinivel como el que parece empezar a insinuarse de la multiplicidad de
intervenciones de cuyas características e interacciones dan cuenta detenida las contribuciones que
aparecen en las páginas de este número, de cuya aparición es para mi una gran satisfacción poder dar
noticia a los amigos de esta bitácora.
En él podrán encontrar aportaciones de varios de los más relevantes estudiosos del fenómeno, como los
profesores Antonio Ojeda Avilés, Vania Brino y David Lantarón, de las Universidades de Sevilla, Venecia
y Cantabria, que profundizan en el examen de una línea de reflexión que, como la mayoría sabrá,
constituye una de mis principales preocupaciones en la última etapa y sobre la que pude ocuparme
extensamente con ocasión del último congreso español de Derecho del Trabajo celebrado en Salamanca
en mayo de este año.
Acompañan a esta entrada la cubierta y el sumario del número, la columna de Opinión que lo presenta,
titulada “Los límites del poder privado de las empresas multinacionales”, de la que soy autor, y
una reseña bibliográfica que presenta y comenta las principales aportaciones al conocimiento del
trabajo en el seno de las cadenas mundiales de valor, de la que es autora la profesora María Katia
García Landaburu.
La cubierta y el sumario del número monográfico 10 de Trabajo y Derecho pueden ser descargados
desde el siguiente enlace

La Opinión de Wilfredo Sanguineti sobre “Los límites del poder privado de las empresas
multinacionales” puede ser descargada desde el siguiente enlace

La reseña bibliográfica de María Katia García Landaburu sobre “Globalización, cadenas de valor y
estándares laborales” puede ser descargada desde el siguiente enlace


Revista Trabajo y Derecho. Año 2019, Núm. 58

Acceso al Indice


IUSLabor Núm. 3/2019
Editorial: El trabajo en negro es una forma de discriminación. Prof. Mario E.
Ackerman.

Enlace

Enlace a todos los artículos completos de IUSLabor 3/2019


Revista Estudios Latinoamericanos
Revista de Estudios Latinoamericanos de Relaciones Laborales y Protección Social.
Núm. 7, Año 2019 - Vol.I
Principios sustantivos y procesales en el ámbito laboral
Editorial - La fortaleza de los principios sustantivos y procesales ante las transformaciones del
Derecho del Trabajo. J. Eduardo López Ahumada.
Seguir leyendo lndice


UDELAR
Revista de la Facultad de Derecho, Nro. 47. Facultad de Derecho, UDELAR - (julio-diciembre
2019)
Acceso al Indice y al número completo


Uruguay
Revista Derecho del Trabajo. Año 2019, Núm. 24 . Ed. La Ley Uruguay
Acceso al Indice


foto : EL OBSERVADOR

Uruguay - Acuerdo
ONU colaborará con el PIT-CNT para apostar a empleos con mayor valor agregado . En el
Observador, 12/12/219

El Instituto Cuesta Duarte del PIT/CNT y la ONU Uruguay firmaron un acuerdo de cooperación para el
fortalecimiento de las capacidades de los trabajadores, cuyo objetivo es determinar “cuál es el próximo
eslabón que Uruguay tendría que desarrollar para insertarse con mayor valor agregado en el contexto
internacional”, dijo a El Observador el economista y asesor en desarrollo sostenible del sistema de
Naciones Unidas en Uruguay, Sebastián Torres.

La firma del acuerdo entre el Instituto que apoya a los trabajadores en materia de formación e
investigación, y la ONU Uruguay que apunta al desarrollo sostenible del país, tuvo lugar este miércoles
en la sede central del PIT-CNT. Del encuentro participaron representantes de la Cámara de Industrias
del Uruguay (CIU), con quienes ONU Uruguay se reunirá el próximo lunes 16 para “delinear aspectos que
se quieren trabajar”, adelantó.

Respecto del acuerdo, Torres destacó cinco áreas de interés sobre las cuales investigarán la situación en
la que se encuentran para ver qué es lo que se necesita.

Seguir leyendo

 

Encuentro analizó las transformaciones tecnológicas que están en marcha y cómo pueden
afectar a los trabajadores. INEFOP – ONU Uruguay – Instituto Cuesta Duarte. En La Diaria,
12/12/2019

Experto alemán señaló que cuanto más tarden los sindicatos en abordar el fenómeno “mayor
será la brecha” a superar.La digitalización del trabajo, la posibilidad de que máquinas inteligentes se encarguen de tareas que hoy
desempeñan personas, fue abordada en el encuentro “La relación del capital y el trabajo del futuro”,
organizado por el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), el Instituto Cuesta
Duarte y la oficina en Uruguay de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Uno de los expositores fue el alemán Oliver Suchy, que dirige el proyecto “Trabajo del futuro” de la Central Sindical Alemana (DGB). En la sede del PIT-CNT, Suchy señaló que la digitalización del trabajo ya está en marcha, y que
cuanto más tarden los sindicatos en abordar este fenómeno, “mayor será la brecha” que tendrán que
superar.

Seguir leyendo


Informe CCOO - España
Inaplicaciones de convenios y reforma laboral: un informe esclarecedor. En Blog del Prof.
Antonio Baylos, 15/12/2019

El neoliberalismo ofrece un diseño netamente individualizado en la regulación de la relación
salarial. Preferentemente apoyado en la negociación individual entre trabajador y empresario,
se admite la posibilidad de negociar colectivamente este intercambio pero única y
exclusivamente si la unidad de contratación es la empresa. Así el empresario puede ligar
productividad del trabajo con el mercado donde coloca sus productos y por consiguiente
puede funcionar libre y flexiblemente en la gestión del negocio. Para la dogmática neoliberal la
negociación colectiva sectorial no sólo puede significar un obstáculo a la libre competencia,
sino que es rechazable en términos generales al establecer unos límites rígidos a un conjunto
de empresas que dificultan los ajustes posibles ante el mercado e impiden la flexibilización de
los costes laborales y las condiciones de prestación del trabajo.

Esa es la razón por la que en el modelo anglosajón la negociación colectiva de empresa es el
eje del sistema sindical, al punto de condicionar la estructura básica de constitución del
sindicato. El sindicalismo de empresa, que es el predominante en el área cultural americana,
con excepciones muy marcadas como las de Brasil Argentina o Uruguay, conduce a la
consideración de la negociación colectiva sectorial o de rama como un fenómeno excepcional,
en gran medida incluso obstaculizado o impedido por la legislación.

Seguir leyendo


Blog de Ignasi Beltrán, 09/12/2019
Engaño y deshonestidad (¿tenemos una falsa percepción de rectitud moral?)

Podríamos pensar que el alineamiento de una persona al mandato de la Ley está
estrechamente vinculado a la probabilidad (mayor o menor) de ser descubierto. Conforme a
este modelo de conducta (basado en un «simple» análisis de coste-beneficio), bastaría con
incrementar las sanciones y/o la probabilidad de sorprender a los infractores para reducir las
conductas alejadas del ideal normativo.

Seguir leyendo


Brasil

La crisis del trabajo por detrás del boom de nuevas "empresas" en Brasil.
Ignacio Pirotta, en Perfil Argentina. 20/12/2019

Más que un signo de la reactivación, el récord de nuevas empresas es un indicador de la crisis
del mercado laboral, marcado por la informalidad, la flexibilización y la uberización.
Durante enero y agosto de 2019, en Brasil se crearon dos millones cien mil empresas. Una cifra
récord que ha sido mostrada por algunos como un indicador de la reactivación brasileña. El
propio presidente Jair Bolsonaro compartió un video en redes sociales en el que se
mencionaba esa cifra récord, además con otros indicadores (posiblemente más precisos) de la
economía del país vecino. Sin embargo, una rápida mirada de esos números permite ver que,
más que un signo de la reactivación económica, el récord de nuevas “empresas” es un
indicador de la crisis del mercado laboral, marcado por la informalidad, la flexibilización y la
uberización.

Seguir leyendo


México - Trabajadores domésticos
OIT: El Senado de México ha dado un importante paso al aprobar la ratificación del
Convenio 189 sobre trabajo doméstico. Noticia | 13 de diciembre de 2019

El Senado mexicano aprobó por unanimidad la ratificación de esta norma internacional que
busca hacer frente a la histórica condición de desigualdad y discriminación vivida por quienes
se dedican al trabajo doméstico, en su mayoría mujeres.
Ciudad de México – La OIT celebró hoy que el Pleno del Senado de México haya aprobado por
unanimidad la ratificación del  Convenio 189, adoptado en 2011  , que tiene por objeto mejorar
las condiciones de vida y de empleo de millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en
el mundo, asegurándoles oportunidades de trabajo decente con protección social y derechos.
“México ha dado un paso muy importante en favor de la igualdad de oportunidades y de la
justicia social”, destacó la Directora de la Oficina de la OIT para México y Cuba, Gerardina
González, al comentar la decisión del Senado anunciada la noche de este jueves. “Saludamos y
celebramos que la aprobación a la ratificación en el Senado haya contado con un respaldo tan
importante”.
El comunicado de prensa del Senado destaca que: “La Cámara de Senadores aprobó con 105
votos a favor ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre
trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos. Adoptado en Ginebra

Suiza, el 16 de junio de 2011. Con la adhesión a este Convenio, el Gobierno Federal refrenda el
propósito de garantizar la promoción y la protección efectivas de los derechos humanos de las
trabajadoras y los trabajadores domésticos”.

Seguir leyendo


 

México
La distribución del ingreso, la más desigual en la historia. R. González Amador en Periódico La
Jornada, 21/10/2019.

Ciudad de México. La distribución del ingreso nacional de México entre el salario que reciben los
trabajadores y las ganancias de las empresas es la más desigual desde que existe registro. Lo muestran
las cifras oficiales: por cada 100 pesos que genera la actividad económica, 26 van a parar al bolsillo de
los trabajadores y el resto, 74 pesos, engrosa el capital en sus diferentes formas: rentas, dividendos e
intereses.

Es, dice la investigadora universitaria Norma Samaniego Breach, el saldo de años de crisis económicas,
periodos de elevada inflación, el cambio tecnológico y una globalización del capital que, al igual que en
otros países, provocó en México que el trabajador perdiera poder de negociación. Considera muy
importante que esta desigualdad comience a ser revertida mediante una reforma fiscal, para la que hay
margen, que aumente los recursos para la inversión pública y elimine los muchos agujeros tributarios.
Los datos: el total de salarios recibidos por los trabajadores mexicanos representó 26.2 por ciento del
producto interno bruto (PIB) en 2017, último año para el que existe información consolidada. El resto,
73.8 por ciento, correspondió a la remuneración del capital, de acuerdo con datos del Instituto Nacional
de Estadística y Geografía (Inegi).

Se trata de la distribución más desigual en el último medio siglo. Los mejores años fueron los de mitad
de la década de los 70 del siglo pasado. Entonces, los salarios representaban 40 por ciento del PIB y el
resto correspondió a las ganancias del capital. Al final de la década perdida de los años 80 los salarios de
los trabajadores habían bajado su participación a 30 por ciento del PIB. Desde entonces hubo una ligera
recuperación –a 34.6 por ciento– a mediados de la década de los 90 y, a partir de ahí, la tendencia no ha
ido más que a la baja, según muestran los datos del Inegi.

El trabajo asalariado constituye la fuente preponderante de ingresos para las familias mexicanas.
Representa un canal crucial mediante el cual los ingresos derivados del crecimiento pueden ser
distribuidos más ampliamente entre la población, explica Samaniego, ex secretaria de la Contraloría y ex
presidenta de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, en una entrevista con La Jornada.
Más allá de los datos, el tema, apunta la especialista, importa porque mientras la participación del
trabajo siga decayendo, los logros macroeconómicos no se reflejarán en la mejoría del ingreso de las
grandes mayorías de la población, que deriva sus ingresos precisamente del salario. Además, esta
desigualdad tiene efectos adversos en el crecimiento económico y la cohesión social, añade Samaniego
Breach, integrante del consejo académico asesor del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo
de la UNAM. La pregunta es: ¿dónde se están yendo las supuestas ventajas del crecimiento?, plantea.

Es imposible apuntar a un solo lado para explicar el foso que se ha abierto en la proporción que se
distribuye salarios y ganancias del capital.

Otros aspectos
La especialista deja varios puntos sobre la mesa: la tecnología ha sustituido capital por trabajo en
muchas partes; la globalización ha hecho que el capital se mueva más fácilmente que el trabajador,
quien ha perdido mucho con esa tendencia; la financiarización, fenómeno en el que los gestores de las
compañías ven más por el interés de los accionistas que por los de la propia empresa; y están también lo
que llama los factores que intervienen en una negociación salarial: como el capital puede ir ahora de un
lugar a otro en muy poco tiempo, el trabajador se ve forzado a aceptar la imposición de condiciones
salariales, porque si no acepta el capital se va al país que paga salarios más bajos.

A la par de esos fenómenos, también cita factores que caen en la política interna. Las instituciones, dice,
hacen menos por proteger a los trabajadores. Está también el hecho de que los salarios bajos se
asumieron como factor para competir por inversiones con otros países. Incluye que el Estado fue
desentendiéndose, que se fue imponiendo la idea de que la economía era capaz de autorregularse.
Pone el punto de atención en México. Son, igualmente, varias las razones que explican el agrandamiento
de la brecha entre salarios y ganancias. El país ha sufrido varias crisis económicas. El crecimiento ha sido
lento en los últimos 40 años. Hubo, en los años 80 del siglo pasado, un periodo de inflación muy alta, de
160 por ciento anual.

Agrega: A esto tenemos que sumar que México entró a un esquema de globalización sin aprovechar las
ventajas que eso pudo haber ofrecido. Nos quedamos en la base, en los puestos menos remunerados de
las cadenas de valor. Corea del Sur empezó haciendo lo mismo que nosotros, pero después subió de
nivel y empezó a hacer televisores propios, teléfonos celulares, automóviles. China, no se diga. Nosotros
hemos desaprovechado eso. No digo que la globalización sea mala en sí, sino cómo se maneja. Se creyó
que el beneficio era en automático y no es así. Tiene que haber una política para entrar al mercado
global.

En plena inserción en la globalidad hubo una decisión de abandonar la política industrial, justo cuando
deberíamos haberla impulsado mucho más, añade. También, recuerda, influyó que durante los años de
crisis económica de finales de los años 80 y 90 el salario avanzó menos que la inflación, y cuando se
iniciaba una recuperación volvía una crisis, como ocurrió después de la devaluación de finales de 1994.
–¿Cómo comenzar a cerrar la brecha entre la participación de salarios y ganancias en el PIB?
–En lo inmediato, una política industrial claramente definida. No conformarnos con seguir como hasta
ahora, porque hay países que están dispuestos a pagar menos salarios. La otra es el cambio tecnológico,
que está desplazando al trabajador. Hay que ver a futuro. No podemos quedarnos con los mismos
empleos rudimentarios. Coordinar la política industrial con la educativa. Todo esto tiene que ver con la
política interna, con no basarnos en salarios bajos como ventaja competitiva. La planeación es muy
importante y debe retomarse.

ENLACE


 

NEWSLETTER

Subscripción a novedades, eventos y noticias de nuestra Fundación 

REDES SOCIALES

Seguínos en :